Consejos para el cuidado de pequeños roedores (hámsters, jerbos, ratones, ratas)

1: ES IMPORTANTE UNA JAULA ADECUADA: Los roedores son animales muy móviles, que aprovecharán al máximo todo el espacio disponible del que disponen. El tamaño mínimo debería ser de 40 x 20 cm de base , 50cm x 30cm en el caso de las ratas. Agradecen mucho las baldas, refugios, escaleras, norias y otro tipo de accesorios de entretenimiento. En el caso de los jerbos, hay que saber que roerán cualquier accesorio de plástico del que dispongan.

2: HAY QUE RESPETAR SU VIDA SOCIAL: Los hámster de cualquier tipo siempre deben vivir en solitario, un hámster=una jaula. Los jerbillos prefieren vivir acompañados, lo ideal es tener dos adquiridos al mismo tiempo y del mismo sexo (se pelean seriamente con ejemplares que no conocen). Las ratas y ratones también deben vivir acompañados de ejemplares de su mismo sexo, y con cierta precaución es fácil acostumbrarles a vivir con desconocidos.

3: ¡NO DEBEMOS DEJARLES REPRODUCIRSE!: Son animales extraordinariamente prolíficos, y mantener ejemplares de distinto sexo juntos implica entre 4 y 12 nuevos roedores al mes, que a su vez en menos de dos meses ya pueden reproducirse… sometiendo además a un gran
estrés a la hembra, que normalmente en menos de un año muere totalmente agotada de criar.

4: DEBEMOS ALIMENTARLOS CORRECTAMENTE: El alimento ideal es el pienso en pellets completos de alta gama, complementado con fruta y verdura fresca en pequeña cantidad. En caso de alimentarlos con mezclas de semillas, es importante dar a diario fruta y verdura, y
complementar una vez por semana con proteína animal (trocitos de carne o pescado, queso fresco o comida para gatos).

5: HIGIENE Y LIMPIEZA: Es muy importante una higiene correcta para la buena salud de la mascota y evitar olores. Los hámster deben limpiarse al menos una vez por semana, los jerbillos al menos una vez cada dos semanas y las ratas y ratones al menos una vez cada tres
días. Debe cambiarse todo el sustrato, limpiar bien la bandeja de la jaula con agua y jabón y poner sustrato limpio. Es conveniente dejar un poco del nido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − quince =